RUTA AL YACIMIENTO DE SANTA MARÍA

IMG_20210308_233653

Este recorrido es un disfrute para quienes busquen amplias panorámicas.

En todo momento avanzamos entre el representativo paisaje agrícola con amplios cultivos de secano dispuestos en mosaico.

Avanzando entre tierras labradas, las ruinas de una ermita medieval de dos naves separada por dos pilares nos permiten imaginar el esplendor que viviera la zona en la Alta Edad Media. La iglesia de Santa María se alza sobre la cima de este monte que despunta entre los valles más fértiles de la zona, próxima al nacimiento del arroyo de San Pedro.

Este primitivo asentamiento quedó despoblado hacia el siglo XIII. El hecho de que esta zona esté salpicada de yacimientos arqueológicos que unen 4000 años de historia nos hace pensar que Santa María tiene mucho que ver con el origen de Villarejo de Salvanés. En este camino podemos caminar por páginas de la historia remontándonos hasta la Edad de Bronce, encontrándonos con los restos un castro carpetano a 700 metros sobre el nivel del mar.

Al norte del yacimiento nos topamos con la época romana y los restos de una calzada que podría tratarse de la mismísima Vía del Esparto, una de las principales vías de comunicación de la península en época romana recorriendo desde Salamanca hasta Cartagena . El tramo de Santa María podría ser el que enlazaba Segóbriga con Madrid, desembocando directamente en la Calle Atocha. Es por ello que en esta zona podemos encontrarnos con las pozas del esparto, unos humedales donde se dejaban macerar las recolecciones de esparto para su preparación como materia prima de múltiples objetos de uso cotidiano hasta mediados del siglo XX .

COMPARTIR RUTA