Convento de Nuestra Señora de la Victoria

Una torre única en su género.
El origen de Villarejo de Salvanés.

EXTERIOR

Estamos ante el templo que acoge la imagen de la patrona de Villarejo de Salvanés, un edificio que resume los preceptos religiosos de la congregación para la que fue construido el Convento, frailes menores observantes de la primera Orden de San Francisco.

Austeros muros de mampostería sin apenas vanos, nos dan la imagen de un edificio que se presenta ante nosotros como una gran mole de piedra coronada con una espadaña de ladrillo de estilo mudéjar. Desde aquí repican las campanas cada 7 de octubre para celebrar la festividad de La Virgen de la Victoria de Lepanto.

¿Por qué el 7 de octubre? Porque es el día que el Imperio Español, en 1571 conseguía la victoria total sobre el Imperio Turco-Otomano en la Batalla de Lepanto. Y podemos hacer más preguntas, ¿Qué relación puede tener un pueblo del sureste de Madrid con una batalla librada en el mar Mediterráneo? Pues el nexo de unión no es otro que el Comendador Don Luis de Requesens, que participó en la Batalla como lugarteniente de Don Juan de Austria. La victoria como hemos mencionado anteriormente fue total. Tras la Batalla, Don Luis de Requesens, llega a Italia como gobernador y pide al Papa Pío V permiso para construir un convento en el pueblo del que era comendador, para agradecer así a la Virgen que por entonces tenía la advocación de Virgen del Rosario, su intercesión para vencer al imperio Turco-Otomano.

INTERIOR

La imagen de la Virgen de la Victoria de Lepanto ocupa el altar mayor del templo, y como dice la coplilla popular, tiene una altar en el pecho de cada vecino de Villarejo, pues es mucha la devoción que se siente desde aquí por su patrona. No es de extrañar, sabiendo que también la Virgen tiene verdadera admiración por los habitantes de este bello pueblo.

Cuenta la historia que la imagen, llega por mar hasta Valencia y después hasta Madrid en una carreta tirada por bueyes. El convento se encontraba en plena fase constructiva y la imagen no podía quedarse aún aquí,  los 13 frailes que la custodiaban pretendían llevarla a una ermita en Vallecas, hasta que terminasen las obras.

Una parada en el camino ocasiona el primer milagro de la Virgen de la Victoria en relación con Villarejo, una parada para descansar y tomar aguas. Cuando los frailes van a retomar el camino, los bueyes se niegan a continuarlo. Entonces la Virgen se queda en Villarejo, quiso quedarse en Villarejo, y desde entonces nunca ha abandonado este ferviente pueblo.

La imagen de la Virgen de la victoria de Lepanto ocupa el altar mayor del templo.

Convento de Nuestra Señora de la Victoria

Sábados a las 20:00 (misa de tarde)

Misa mayor: el 1 de septiembre y 7 de octubre

Novenario de la Virgen: en torno a la festividad del 7 de octubre

Procesiones de la imagen: 13 de mayo, 1 de septiembre y 7 de obtubre